Coronavirus, crónica hospitalaria.

Día 1.

Esa noche, la fiebre con 38°, la cabeza no la dejó dormir, dolía mucho. Con su embarazo pensó, que no podía estar contagiada. Vino a su mente el día que fue al supermercado después del anuncio presidencial de la alarma, o cuando su marido entro por la puerta con fiebre una semana antes, al llegar del trabajo, pero en el hospital le dijeron que según la radiografía, los pulmones estaban bien, no le hicieron prueba; pues no tenían. Pasó mala semana, pero se recuperó como un campeón.

Día 2.

Esa tos seca, que hace que duela pero no la garganta, es el esófago hasta la boca del estómago, esa náuseas y los estornudos. Aunado a lo anterior… no, ya no era usual a un resfriafiado, tenía ella tanto dolor de cuerpo…

Día 3.

Más fiebres, náuseas, diarrea y todo lo anterior, inició a socavar su buen estado anímico, pero seguía con la faena del hogar… como parar con familia numerosa, eso no existe.

Día 4.

Madre mía, su olfato, no sentía, aromas… Su hijo tenía el pañal sucio y no de dió cuenta, hasta la noche cuando lo iba a duchar, se puso nerviosa y dijo, que gravedad! Claramente, tenía que ser coronavirus.

Día 5.

Junto a su marido, el nene, también inició con los síntomas de un Coronavirus, y si ella lo tenía ellos lo tuvieron antes, pero; el pequeñajo, paso así muy mal 5 días, e increiblemente sano, aún lo monitorean de temperatura, por sus pulmones, pero está jovial y así continua. Lo que no puede decir de ella, pues el virus le venció, este día, perdió el sentido del gusto, solo dice sentir las texturas, más todos los síntomas anteriores. Cada día que pasa aumenta el dolor, No lo pensó más y llamó al número de coronavirus, ya no podía respirar bien ella y su bebé, les faltaría el oxígeno, la enfermera que le atendió anoto todo, y desde ese día le monitorearon asistió vía teléfono, pero aún respiraba con poca dificultad, me recetaron Paracetamol 650 MG cada 8 horas.

Días del 6 al 11.

El Paracetamol controlaba fiebres, dolores pero; no sentido gusto y olfato, y tos, y seguía respirando corto y lento, pero aún respiraba, Continúo en cámara lenta su vida…

Día12.

Crucial, ya dormía mal por la tos, y dando lactancia, pero esa tarde del día 12, ventiló en un momento de insertidunmbre, creyó asfixiarse, después de segundos decidió cogerel móvil, llamó a emergencias, le pasaron con un sin fin de operadoras, al final, le negaban ir a hacer la prueba, me decían se sólo la hacen aquienes llegan graves al hospital. Pero si estaba grave! Fue cuando dijo la operadora,- Llama a tu médico habitual en tu ambulatorio, que te valore la respiración y ella decidirá enviarte de e emergencia al hospital-Le dijo .

Llamó, insistió mucho, logró le atendiera y valorará su estado, la doctora, se asustó, -hija- le dijo, de aquí al hospital…!- Le dio la orden, y lleguó Ventilando y tosiendo gravemente.

Días del 12 al 18.

Llegue, recorrimos mi esposo el nene y yo, pasillos vacíos, es una maternidad, hay pocas pacientes embarazadas graves. Me atendieron, espere poco. Ya en bata, me tomaron presión, temperatura, dieron oxígeno, y otras cosas de rutina. Posteriormente, extracciones de sangre, abrieron vias, ecografía rápida embarazo, y radiografía pulmones, claro protegieron el embarazo con una gabacha de plomo. Y por último el tan ansiado test en la nariz y boca, para coronavirus. Dí positiva, y confirmaron neumonía, me lo notificaron al día siguiente. Me subieron maternidad en camilla, ahí tendida, a la cama y habitación sola con tv. Ha sido todo el personal eficiente y organizado.

Hasta el día de hoy que ya casi suma una semana en el hospital, entre estar tumbada, medicada con esas pastillas para generar defensas, anticuagulantes, insulina, sueros, antibióticos en suero, todo intravenoso, oxígeno todo el día y noche, comer, baños franceses de esponja aquí y ahí, veo por mi ventana, ya bastante estable, pero aún tosiendo si me agito o si hablo mucho, pidiendo a Dios me sane, y este ingrato virus desaparezca pronto de la faz de la tierra.

Deja una respuesta

Translate »